Política y legislación para empresas tecnológicas

En tiempos de startups y avances tecnológicos constantes, se hace cada vez más necesario un marco legal que regule las actividades afines al mundo tecnológico. Por ello, tanto en España como en el resto del mundo ponen cada vez mayor atención a la legislación de las empresas tecnológicas. 

No obstante, la evolución de este tipo de organizaciones y la realidad que generan consigue, con frecuencia, superar la capacidad legislativa de los gobiernos. En el ámbito europeo y particularmente el español, se han llevado a cabo una serie de esfuerzos conjuntos en favor de un marco legal estable y flexible. 

Esto resulta clave en la proliferación de empresas que contribuyan en la economía y sobre las actividades que estas realizan. Así como, la protección de los usuarios de los productos y servicios tecnológicos. Todo esto supone retos totalmente nuevos, a los implicados anteriormente por otros sectores económicos.

Marco legal vigente para empresas tecnológicas

En la actualidad, la política y legislación en España han avanzado lo suficiente para proveer un ámbito regulatorio amplio. En consecuencia, existe una amplia gama de leyes que toda empresa tecnológica debe acatar.

RGPD y LOPD

El Reglamento General de Protección de Datos entró en vigencia en el año 2018. Esta norma, viene a cubrir los agujeros dejados por la LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos), una norma desfasada respecto a la actual realidad tecnológica. 

Así, con el nuevo reglamento se espera garantizar la protección de la privacidad de las personas y sus datos. Esto afecta a toda las organizaciones que realizan actividades comerciales en la UE. Específicamente en relación a la manera en que obtienen y tratan la información de las personas que se encuentren en la UE.

En consecuencia, exige la adaptación de las plataformas a las medidas técnicas de seguridad que el citado reglamento estipula. De no cumplir con lo indicado en esta norma, se corre el riesgo de sanciones legales, así como de perder la confianza de los usuarios.        

LSSI-CE

La Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, regula las actividades relacionadas al comercio en línea, y las ganancias que este genera a las empresas. 

eIDAS

El Reglamento Europeo de Identificación Electrónica y Servicios de Confianza en el Mercado Interior, fue creado para reforzar la confianza de las transacciones electrónicas. 

Ley de Propiedad Intelectual

Esta normativa regula los derechos relativos a las creaciones de tipo artístico, científico, fotográficas, literarias, pinturas o creaciones, incluyendo aquellas en formato digital. Tales como imágenes, softwares vídeos y cualquier contenido multimedia o electrónico. 

También abarca la protección de diseños industriales, marcas, nombres comerciales y patentes. La violación de esto por parte de cualquier compañía tecnológica conlleva a sanciones, incluyendo el posible cierre de la página web por periodo de un año. 

Por otra parte, dependiendo del sector de actividad vinculado a la empresa de tecnología, se puede requerir, además el cumplimiento de leyes específicas. 

Cambios constantes

En materia tecnológica, España vive circunstancias no sólo cambiantes, sino crecientes. Por ejemplo, el Parque Tecnológico de Andalucía, conocido como Málaga Valley, ha sido sometido a un creciente número de programadores, y surgen más  startups cada año en el país.

En consecuencia, es indispensable continuar desarrollando normas que mantengan una legalidad vigente y eficaz. Esto ha dado paso a muchas de las normas que rigen la actividad de las empresas tecnológicas hoy en día. 

No obstante, se espera que a medio y largo plazo la legislación respectiva continúe sufriendo cambios fundamentales. En su mayoría estos formarán parte de un marco general impulsado desde Bruselas. Este ha sido el caso de la recientemente promulgada ley de derecho a reparar, la cual entrará en vigencia a partir del 2021.

Asimismo, los expertos señalan puntos claves que precisan de legislación en el futuro, tales como el blockchain y las criptomonedas. Además, debe tenerse en cuenta que España tiene puntos que hacen previamente una adecuada política y legislación. Así como, políticas que abarquen un replanteamiento de la educación y el empleo desde la nueva perspectiva de las empresas tecnológicas.

La Tasa Google en España

El Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales, o Tasa Google, es uno de los aspectos normativos más polémico de los últimos meses. Tiene como propósito gravar a las empresas tecnológicas para compensar que pagan menos impuestos. 

Este impuesto aplicar a aquellas que generen ingresos superiores a los 750 millones de euros e ingresos en territorio español de al menos  3 millones de euros. En dichos casos se impondría una tasa del 3% sobre las ganancias. 

Este proyecto normativo aún no consigue ver la luz en España. Por su parte, Francia ya le ha promulgado. En todo caso, este tributo no cuenta con la simpatía de las grandes empresas tecnológicas, ni de las pymes. Pues, consideran que el peso del impuesto recaerá sobre éstas últimas.